Arranca un año par difícil y complejo por donde se lo mire. Un mundo patas para arriba con contagios crecientes de la variante Omicron en Europa, Asia , América Completa y África .

Por primera vez no hay el famoso desfasaje de dos meses entre Hemisferio Norte y Hemisferio Sur.

Phillipe abre su puerta en París y ve a Joao en San Pablo hablando por teléfono con Jhonn en Nueva York, que a su vez chatea con Juan Domingo en Tucumán, quien está enamorado de Gala de Madrid.

Todos charlan de lo mismo: poder salir, poder viajar, poder trabajar, poder abrazar, poder bailar, poder amar sin riesgos

Este año arranca con una palabra mágica… INCERTIDUMBRE… Nadie sabe como sigue ésta película donde todos esperamos que no llegue nunca la variante Zombie.

Por ahora sólo afecta vías aéreas y no pulmones, no te come vivo por dentro y no te hace adelgazar y perder masa muscular… Por ahora es lo que saben los científicos con esta variante que contagió a la humanidad en sólo un par de semanas.

Las vacunas ayudan a no inundar las terapias intensivas de los hospitales y a frenar apenas el contagio masivo.

Una fiesta de egresados es un pasaporte directo a la enfermedad, igual que un viaje de egresados o una reunión laboral.

Casi el sesenta porciento de la humanidad está vacunada, excepto en el continente africano donde apenas el quince por ciento pudo acceder a un bien tan importante y escaso.

La inequidad como barrera y la falta de empatía como muralla… Si todos y al mismo tiempo no tenemos el derecho innegable de las vacunas, vamos de frente al precipicio.

Es como apagar un incendio mundial y dejar un reservorio de fogatitas chicas esperando un viento maligno para arrasar con lo que queda en pie.

Los países desarrollados deben dar un paso al frente y donar millones de vacunas y personal de salud para vacunar el África más profunda y necesitada.

Latinoamérica está dando un gran ejemplo de vacunación con índices muy bajos de antivacunas terraplanistas.

Lo llevamos en los genes, mis papás me vacunaron con la Sabin y la BCG y yo vacuno a mis hijos con las mismas vacunas y contra el Covid.

Nadie, nunca, supo si la Sabin era de Roche, de Pfizer, de un laboratorio argentino o ruso… Nos poníamos sin chistar lo que indicaba el calendario escolar de salud.

Hoy vemos algunos tontos que eligen marcas como si se tratara de remeras y no de sobrevivir.

El 2022 es también ESPERANZANada tan malo puede durar tanto.

El motor que nos mueve siempre es la pasión, por besarnos, por pasear a la orilla del mar, por nuestra vocación… Por vivir la verdadera normalidad.

La de siempre… Hasta 2020, que ésta mala película de clase B termine rápido.

Quiero bailar, reír, amar, beber, cantar, pintar, escribir, leer, hacer el amor salvajemente… Sin pensar si mañana me tengo que testear.

Confío, confiamos, imploramos, rezamos… El 2022 será recordado en la Gran Historia de la Humanidad como… ¡EL AÑO QUE VOLVIMOS A ABRAZARNOS PARA SIEMPRE!

BioLunas
BioLunas

Seguinos en Instagram como @bio.lunas

1 Comentario

Dejar respuesta

Ingrese su comentario por favor!
Please enter your name here