Fátima, la Morocha Argenta, como todos sabemos es muy solidaria y le encanta ayudar al prójimo.

Lucrecia es una hermosa joven de tez trigueña, ojos verdes, cabello azabache.

Tenía grandes ataques de pánico y ansiedad que limitaban su vida.

Su trabajo en Arcor se veía frustrado, ya que le costaba comunicar las novedades de los dulces productos mediterráneos, le resultaba difícil hablar en público en las reuniones empresariales, eso coartaba su ascenso largamente merecido.

 

 

Lucrecia sentía que su cuerpo se paralizaba, su corazón aceleraba a fondo a 300 kilómetros por hora, se le iba a salir por la boca…

Fátima trataba de entenderla, ayudarla…  sentía impotencia y bronca cuando otros compañeros se reían a espaldas de Lucrecia.

Se hicieron muy amigas, y Lu sufría si Fati no contestaba un mensaje en forma instantánea… si le clavaba el visto… mandaría diez mensajes más y, finalmente, la llamaría por teléfono para saber si había enojo del otro lado de la línea…

 

 

Muchas veces comían en la casa de la trigueña, con los padres, y discutían acerca de los millones de dietas que hacía Lucrecia… siempre se veía gorda… no era así, pero ella lo sentía en lo más profundo de su mirada triste.

Un día, entre mates y charlas, surgió la idea de que Fátima la acompañe al Médico… Lucrecia empezó a temblar y a transpirar… miles de No hasta llegar a un Sí.

Fueron junto a la madre de Lu, el Doctor le indicó un tratamiento… luego, a solas con Fátima, le dijo que Lucrecia debía abandonar la tarea ya que necesitaría algo menos estresante… menos urgente.

 

 

Al otro día, la Cordobesa más famosa habló con Blanca, del Centro de Empleados, consiguió finalmente que Lucrecia trabaje en administración, más relajada, más tranquila.

Lucrecia recibió la noticia de su cambio laboral para mejorar su salud… lloró durante horas, ya que no compartiría tareas con la protagonista de San Marcos Sud… se fue calmando y aceptando el reto del Destino.

Lucrecia, hoy, está casada y es Mamá de una niña preciosa que la llena de Amor y de Paz… Fátima como siempre, en su bicicleta alada seguirá repartiendo Solidaridad y Respeto por toda la Galaxia…

 

 

GELLI – PRODUCTOS DE LIMPIEZA

8 Comentarios

  1. Que feo debe ser tener todo eso y no poder manejarlo… Gracias Fáti… Por qué una vez más estuviste…. Cómo siempre….

  2. Compañerismo, solidaridad, amistad. Fátima encarna eso. Yo creo que el secreto de Fátima es ESTAR, estar presente, acompaño, escuchando, empujando,..
    Pero siempre estando ahí

  3. Compañerismo, solidaridad, amistad. Fátima encarna eso. Yo creo que el secreto de Fátima es ESTAR, estar presente, acompaño, escuchando, empujando,..
    Pero siempre estando ahí

  4. Gracias a todos, realmente es algo durisimo para las personas que lo padecen, algunas logran curarse, otras tienen que aprender a convivir con ello

Dejar respuesta

Ingrese su comentario por favor!
Please enter your name here