Nació en Luisiana durante la gran depresión de un Estados Unidos aturdido por el racismo, su familia afroamericana era condenada a vivir en un ghetto al sureste del país del Norte.

En su adolescencia, junto a su familia iban camino a la Iglesia y se detuvieron a cargar gasolina. Esperaron, fueron pasando los minutos y las horas, casi tres horas. Cuando su padre se fue a quejar recibió un golpe del dueño de la Estación de Servicio. Debian esperar que atiendan los autos de todos los hombres blancos sin importar el orden de llegada.

En otra oportunidad su madre estaba elegantemente vestida, un policía la detuvo, la golpeo y la obligo a volver a la casa «Debe vestirse con ropa de negra» ordeno el uniformado.
La decisión fue contundente, la mudanza a California llego más rápido de lo esperado.

 

En la secundaria comenzó a jugar básquet, era alto pero torpe, su primer entrenador vio su potencial y le impidió abandonar la práctica.

Bill confió por primera vez en una persona blanca.

Entrenó, mejoró, ganó dos Campeonatos Estatales y llego becado a la Universidad de San Francisco. Media 2,08 metros y pesaba 102 kilos.

Su actuación en los Campeonatos Universitarios fue brillante, su promedio era 20 puntos por partido y obtenía el mismo promedio de rebotes, su faceta defensiva era muy importante.

Un día suena el teléfono, el manager de los fabulosos Harlem Globetrotters le ofrecía unirse al team pero no lo dejaron, el pivot estrella tenía en marcha un gran sueño en la NBA.

Boston Celtics era su nuevo hogar, y los Juegos Olímpicos de 1956 de Melbourne (Australia) lo tuvieron como Capitán del equipo Americano. Le ganaron el oro a Unión Soviética por un aplastante 89 a 55.

En su primer año en Boston ganaron el titulo con un tapón clave de Russell en el último match.

 

Vuelve a coronar el anillo a los dos años en una final clásica contra Los Angeles Lakers, el técnico rival declaro: «Si juegas contra Bill lo único que puedes hacer es buscar la forma mas digna de perder».

En 1959 aparece en la Liga un monstruo como Wilt Chamberlain, jugador que metió 100 puntos en un partido. La batalla estaba planteada, el mejor anotador contra nuestro héroe, el mejor defensa de la época.

Su tarea en parquet era un arsenal de agresividad, determinación, inteligencia e impresionante capacidad atlética.

La balanza otra vez indicó que Russell era el jugador del momento. Durante ocho años consecutivos los Celtics ganaron el Anillo entrando de cabeza a la Historia. Cinco finales ganadas a los Lakers con una «paternidad» contundente y demoledora.

Cuenta la leyenda que una noche final de visitante, entrando al estadio le mostraron los globos preparados para el festejo local, los miro y afirmo: «Ven esos putos globos, mírenlos bien por que nunca van a caer».

Finalmente Bill Russell en su brillante trayectoria gano 11 anillos en 13 temporadas, sellando un récord imbatible aún por Jordan o Lebron.

Su camiseta siempre fue la 6, convirtiéndose en el mejor pivot de la historia de la NBA, utilizaba siempre un traje negro y comentaba: «Vengo a sepultar enemigos».

Apoyo a Muhamad Ali cuando se negó a ir a Vietnam. La afición de Boston lo trataba con cortesía pero con distancia, difícil ser negro en una ciudad marcada por el racismo. Recibió episodios de violencia anónima con rotura de vidrios y grafittis que gritaban «Maldito Negro».

 

 

En 1972, como comentarista de la cadena ABC, debía regresar al Boston Garden. Aprovecharon para hacer la ceremonia del retiro de la mítica numero 6.

Invitó a familia y amigos. El ritual se llevo a cabo a las 12.55 AM, su casaca fue colgada en el techo del Complejo. A las 13 horas entraron los fanáticos, sin anuncios ni presentaciones.

Recién 20 minutos después un murmullo crece y crece, se transforma lentamente en ovación de pie.

Bill sonríe, los mira y saluda con sus manos llenas de anillos de Campeón.

 

PASTELERÍA ARTESANAL BARBY

1 Comentario

Dejar respuesta

Ingrese su comentario por favor!
Please enter your name here