La Argentina atraviesa una situación urgente, determinante. Además de la precariedad sanitaria, hay otra Pandemia crucial… no comer todos los días.

Por eso, la tarea militante y solidaria en Merenderos y Comedores es fundamental. Esta es la historia de Carol Daniela Pérez de veintiocho años, que formó “Militancia Unida” en Merlo para realizar tareas de política y, sobre todo, sociales.

Ella nos relata su experiencia… “Trabajamos en Merlo, en el Barrio Arco Iris… a pulmón, la gente ayuda mucho… no tenemos lugar físico, entregamos las viandas en la galería de mi casa.

El sueño es construir un merendero para que los chicos tengan su lugar para comer, para que no pasen frío ni calor y sea un lugar seguro. No tenemos ayuda ninguna del Estado…”.

 

 

Organizarse es fundamental para poder alimentar a las personas que se acercan por, quizás, su único alimento diario“Las compañeras trabajan lunes, miércoles y viernes, y hacemos pancitos dulces y salados, entregamos la merienda a las cinco de la tarde y les damos leche chocolatada… una o dos botellas.

Hacemos los panes a la mañana con mi mama, tenemos un horno industrial y damos de comer a más de treinta familias. Mis papás me ayudan y apoyan mucho”.

Es gratificante cuando se le puede dar un momento de felicidad a quienes no la pasan nada bien… “En ‘Merendero Corazoncitos Azules’ y en ‘Merendero Corazoncitos Contentos’ pudimos festejar la Navidad, nos pusimos trajes de Papá Noel, y los pibes estaban muy contentos. Ayudaron los vecinos donando juguetes, y hasta un vecino se puso traje de Papá Noel. A las donaciones las conseguimos por las redes, vamos re-publicando entre los compañeros”.

 

Los ideales y la lucha cotidiana generan la rebeldía como combustible para cambiar una realidad casi desesperante“‘Militancia Unida’ surgió con el fin de conseguir trabajo para los compañeros y ayudar en estos tiempos de Pandemia. Colaboramos con espacios de Juventud y de Género y Diversidad haciendo asistencia por violencia de género dentro del ‘Frente de Todos’.

No articulamos acciones con el Municipio por temas de política, estoy a cargo de la Organización.

Militaba en ‘Barrios de Pie’, pero por temas de crecimiento dentro del espacio, se mezcló lo laboral con lo personal… me fui y tuve que armar un nuevo sueño”.

La unión dentro de las distintas corrientes y movimientos populares a veces es otra utopía“Las palabras ‘trabajamos juntos’ a veces no son tan así… en armonía, lo que uno consigue es de la Gente y no de cada espacio.

 

 

Duele ver a un País que cuesta ver un horizonte bueno, la pandemia desvastó mucho.

Trabajamos de forma independiente, las grandes organizaciones a veces no dan lugar a las más pequeñas.

Hay maltrato de violencia institucional en determinadas circunstancias… trabajamos para darle lo mejor a los Merlenses”.

Como lograr apoyo es la lucha cotidiana de Daniela, su día a día… “En Barrio Arco Iris hay más de cinco mil personas viviendo, todas muy vulnerables. Yo vivo en una zona más urbana, pero a pocas cuadras hay lugares que en los días de lluvia se inundan.

 

Los comercios a veces donan a organizaciones más grandes y nos cuesta conseguir mercadería. Muchas veces, si no tenés una remera o una bandera determinada, a veces no te creen… vamos a organizar rifas para poder recolectar mercadería”.

 

Daniela, 28 años, persiguiendo los sueños, dando de comer, aprendiendo, luchando por una vida mejor en Merlo… en el Conurbano… en nuestro País.

 

 

STELLA TAROT

2 Comentarios

Dejar respuesta

Ingrese su comentario por favor!
Please enter your name here