Fátima, nuestra rebelde y bella cordobesa, tiene un sol en su vida: su hijo Alan. Una compañía, un amor inmenso, un terremoto de palabras y sonrisas… un genio.

La cuarentena los obligó a cuidarse mucho, ambos son alérgicos y los cambios climáticos les afectan mucho.

En Córdoba el calor es intenso en verano y en invierno hasta la nieve aparece.

Un día comenzaron, ambos, a realizar barbijos… como un juego más… en realidad fue la forma que encontraron para colaborar y los empezaron a regalar a los vecinos de San Marcos Sud… un hermoso pueblo de La Docta.

Fátima tuvo que dejar su emprendimiento de viandas saludables con verduras y reorganizar su vida y sus actividades. Hacía malabares… mucha preocupación e insomnio.

Alan es inquieto, movedizo, muy divertido e inteligente. Comenzaron a realizar manualidades, pintar, preparar comidas… así se entretenía y colaboraba con Fati.

Pasaron los días y llego el Gran Evento… Sala de Tres años de Jardín… channnnn.

Era la primera vez que iban a estar separados por algunas horas… Alan necesitaba relacionarse con otros nenes y Fátima lo dejó temerosa y ansiosa el primer día, con los ojos llenos de lágrimas y el corazón estrujado.

En la puerta… Alan abrazó a su Mamá… y le dijo en su media lengua maravillosa con tonada cordobesa:

“Tranquila Ma… me voy a divertir”

Fátima sonrió y salió el Sol, sabía que había hecho todo sola, cuidando que a su “piojito” no le falte nada. Sonrisas, besos, abrigo, comida… amor… toneladas de amor.

Al regreso de ese primer día de clases, Alan le dijo:

“Ma, acomodate el barbijo que recién un nene estornudo y están todos los coronavirus… dando vueltas en el aire”

Alan es un crack… y Fátima una Madraza.

 

TE QUIERO REGALAR – INDUMENTARIA Y ARTÍCULOS VARIOS

4 Comentarios

  1. Fstima! Una mujer que no espero a ser rescatada por nadie. Y lucho por ella y por su hijo.

  2. Que dúo un amor de madre que crece cada día y un hijito que es un tesoro
    Gracias por tanto

Dejar respuesta

Ingrese su comentario por favor!
Please enter your name here