Hola, lector, hoy te voy a contar una historia:

Pocas veces oí hablar de El escrito de los olvidados. Sin embargo, cuando oía hablar de él, escuchaba diversas opiniones, algunas eran tales como: “Es un escrito doloroso, penetrante y fuerte. Es un escrito que te sacude el alma pero es real. Es real”, mientras que otras opiniones eran más bruscas: “Es horrible. Doloroso, horrible e ilógico”. Basándome en las últimas opiniones, que eran escasas, deseaba leer El escrito de los olvidados, quería saber en carne propia por qué había tanta discordia entre opiniones.

Para algunos era triste, pero real, lo que lo convertía en un escrito profundo pero sensato, mientras que para otros era algo espantoso y sin sentido.
Pero jamás lo encontré. Lo busqué durante años en tomos, internet e incluso en culturas ambiguas. No había ningún rastro de El escrito de los olvidados, como si no existiera, como si solo pudiese darse a conocer por la validación de las voces de las personas que sí habían tenido el gusto de leer aquel escrito.

Una vez, cuando salió el tema, pedí que se me lo contara, pero la voz repitió: “¡Ni en broma! Si no lo has leído, has tenido suerte. Ya quisiera yo no haberlo leído jamás. Tienes suerte, chico. Demasiada”. No comprendí, pero jamás dejé de buscar.

Y lo encontré.

Aunque hubiese deseado no hacerlo jamás.

Apareció escrito en una servilleta en un sillón donde descansaba un hombre de ropas caras y rostro cansado. Yo agarré la servilleta para tirarla, pero vi lo que estaba escrito.

Me quedé sorprendido. Después de años de búsqueda, el escrito había caído en mí, así, sin más. Y yo estaba deseoso de leerlo.

Así que lo hice.

Y fue doloroso. Real, pero doloroso. Me dejó temblando.

Comprendí por qué nadie quería leerlo y en el escrito explicaba por qué no había podido leerlo jamás.
Hasta hoy.
Me quedé atónito.

Te dejo el escrito para que lo leas y te congeles como yo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ahí está. No puedes leerlo ¿verdad, lector? Sólo aparece un espacio en blanco. De ser así, tienes suerte. Demasiada. Ya quisiera yo no haberlo leído jamás. No te preocupes, lector, ya llegará el momento en que seas olvidado y puedas leerlo, porque este escrito, El escrito de los olvidados, solo pueden leerlos aquellos que han sido olvidados. Y por suerte, no es tu caso. Felicitaciones.

 

 

Consultas y pedidos al WhatsApp +5491165689614, también podés seguirnos en Instagram como @maltasurbirra

Lomas de Zamora, Buenos Aires.

 

3 Comentarios

Dejar respuesta

Ingrese su comentario por favor!
Please enter your name here