La valentía al servicio de la comunidad. Bomberos voluntarios y como superar la pandemia.

Cuenta la leyenda que el Emperador romano Cesar Augusto organizo el primer cuerpo de Bomberos, llamado así por la utilización de unas precarias bombas de agua que servían para apagar los incendios.

En Argentina en 1884 un gran incendio se desato en el barrio de la Boca, el joven Tomás Liberti junto a otros vecinos llenaban y tiraban improvisadamente baldes de agua, finalmente lograron apagarlo.

La familia Liberti convocó luego a los vecinos para crear un cuerpo de Bomberos para el barrio ya que la mayoría de las casas eran de madera.

Así se constituyeron, la ciudad les dono dos bombas a vapor y su primer actuación fue apagar un incendio en una fabrica de velas de Barracas.

En la actualidad hay alrededor de 900 cuerpos de Bomberos con mas de 43000 efectivos.
La primera mujer Bombera de la Policía Federal fue Anahí Garnica que entro al cuerpo en 2003.

Lamentablemente falleció en 2014 en la recordada tragedia de Iron Mountain, un incendio muy veloz en un deposito de acopio de papeles del barrio porteño de Barracas.

En este sospechado siniestro murieron en total diez personas entre Bomberos y rescatistas y otras siete resultaron gravemente heridas. Luego de un año de investigación la Justicia determino que el incendio era intencional.

 

Creatividad Argenta

En el marco de la pandemia los Bomberos voluntarios de Villa Ballester tuvieron la maravillosa idea de solventar sus gastos poniendo un lavadero de autos.

La venta de rifas, colaboraciones y donaciones estaban en su piso más profundo y fue entonces que la creatividad se puso al servicio del voluntariado.

Contaban con dos galpones, pusieron las autobombas en uno y el otro galpón lo reacondicionaron para lavar vehículos.

Con la propia tropa como emprendedores de la higiene utilizan protocolos importantes para la tarea.

Toman los datos personales de los propietarios de los vehículos para poder contactarlos en caso de contagio, desinfectan todo con amonio cuaternario y en los interiores usan alcohol.
El barrio se sumo rápidamente y el poco movimiento de los primeros días se transformo, con el boca a boca, en turnos completos pedidos de antemano.

Atienden de jueves a domingo y toman autos cada treinta minutos para evitar aglomeraciones y peligros.


En el Cuartel 107 de la calle Lacroze al 5700 todo es alegría y espuma. Vienen a lavar autos vecinos de otras localidades e incluso desde Ciudad de Buenos Aires.

Las hidrolavadoras, las botas y el agua que antes servían para lavar las autobombas y apagar incendios, hoy también son utilizadas para cubrir gastos de luz y nafta y lo que sobra es un aporte económico para los Bomberos desempleados.

Tuvieron muchas visitas de periodistas de medios nacionales y zonales, lo que permite el incremento de gente que se acerca con simpatía en un gesto solidario que emociona a los integrantes del Cuartel.

El coraje de nuestros Bomberos también destaca a Sergio Villanueva, fallecido mientras rescataba a las victimas de los atentados a las Torres Gemelas en aquel triste once de septiembre del 2011 cuando Nueva York se convirtió en el escenario más abrumador e impactante de la globalización.

El lema del bombero voluntario es:
ABNEGACIÓN renuncia a sí mismo
SACRIFICIO ofrecimiento de sí mismo
DESINTERÉS desprendimiento de sí mismo

A veces las palabras lo dicen todo.

 

IN-SAT – INTERIOR DIVINO

2 Comentarios

Dejar respuesta

Ingrese su comentario por favor!
Please enter your name here