Doña Rosario Toledo es una Gran Mujer de Noventa años cuya residencia actual es un geriátrico de Bell Ville, Córdoba.

Ella no pudo estudiar la Primaria de chica y le gusta dictar Poemas que sus nietos anotan en un cuaderno.

Otra Gran Mujer, María Rosa Cornara, la visita a menudo y se le ocurre la maravillosa idea de publicar el libro de poemas.

 

 

Habla con su hija Victoria, que vive en Córdoba Capiiital, y ponen en marcha el proyecto.

Mandan a hacer la tapa del mismo y, con la colaboración de Erika Vacchieri, se hacen las correcciones correspondientes.

 

Una casa sin niños

es una planta sin flor

nos acarician las manos

el fruto que da el amor

ojalá en todo el mundo el niño sea feliz

que tenga una caricia y que pueda sonreir.

 

La edición finalmente llego a manos de Doña Rosario en plena Pandemia, para aliviar un poco tanta soledad.

 

Muchachita adolescente

que en ti nació un amor

que aquel hombre que te juraba

que eras su único amor

(…)

era tan puro tu amor

que te entregaste a él

cuando llegaste a saber

que en tu cuerpo juvenil

una vida iba a nacer.

 

La primera impresión fueron diez libros y ya va por una segunda. La gente colabora comprando el Libro de Poemas ya que la abuela es muy querida en el Pueblo.

 

 

Lo más hermoso en el mundo

que dios ha podido crear

es ver feliz a los niños

poderlos ver jugar

(…)

los niños son comparables

a las flores de un jardín

son todas tan hermosas

que no hay cual elegir.

 

Un ejemplo único de vocación, paciencia y armonía para lograr un gran objetivo… acompañar a una Gran Mujer a cumplir uno de sus sueños.

 

 

ASOCIACIÓN MUTUAL DEFENSORES HOGAR

10 Comentarios

  1. Muy buena historia… Es una enseñanza de vida… Nunca es tarde para conseguir los dueños…. Los felicito

  2. Levantar las voces de las abuelas, bello trabajo Doña Rosario, Victoria y Ma. Rosa. La memoria se hace cultura con ustedes

Dejar respuesta

Ingrese su comentario por favor!
Please enter your name here