MARÍA EUGENIA PEREZ CUBERO: escribana, Doctora en Ciencias Políticas. Docente de Derecho Ambiental y Recursos Naturales (FCEJS. Universidad Nacional de San Luis), becaria posdoctoral del CONICET y Directora de la Red de Información y Educación Ambiental (@redambientalvm).

 

LA LÓGICA DE UN MODELO SALVAJE PONE DE MANIFIESTO, YA SIN PUDOR, EL PUNTO DE NO RETORNO AL QUE SE ESTÁ EMPUJANDO “LA SALUD” DEL PLANETA, Y EN CONSECUENCIA, LA DE QUIENES LO HABITAMOS.

 

“Lo que ha generado estos conflictos ambientales, es el modelo de desarrollo: productivo, minero, extractivista. Eso nos lleva a este contexto donde los problemas socioambientales son IRREPARABLES, CADA VEZ EN MAYOR MAGNITUD Y PROPORCIÓN”.

 

Tras llevarse a cabo la segunda edición del Congreso Internacional de Derecho y Política Ambiental, donde se profundizó acerca de la problemática de los incendios, María Eugenia nos brindó la siguiente reflexión: Este año se han quemado más de un millón de hectáreas en todo el país. Esta situación de quemas, en su mayoría intencionales, tiene un montón de problemas asociados. No sólo la pérdida de biodiversidad, que es enorme, estamos camino a la sexta extinción masiva de especies, y eso es irreversible.

No podemos insistir en un modelo de desarrollo que despoja los recursos naturales. Y los pasivos ambientales no se computan en las cuentas cuando hablamos del crecimiento económico.

Necesitamos hacer una revolución en nuestro sistema de producción y de consumo.

Estos acontecimientos trágicos, pero prevenibles, nos demuestran que tenemos una gran falencia en términos de controles, y falta de implementación de leyes, que existen pero no se aplican. De allí nuestra insistencia en la necesidad de indicadores jurídicos para medir la efectividad de las leyes ambientales…”, afirmó la ambientalista.

 

 

 

EL ETERNO DILEMA ARGENTINO: FALTA DE DIVISAS EXTRANJERAS VS.  CONFLICTOS SOCIO-AMBIENTALES SIN LÍMITES.

Al respecto, Pérez Cubero, señala:

“El ingreso de divisas extranjeras es ‘el gran tema’; eso lleva a proponer este tipo de empresas: como las granjas porcinas, la minería y el sector agropecuario. El desafío está en pensar esas transiciones. Hay empresas privadas, las llamadas ‘tipo B’, que están yendo hacia una protección y preservación ambiental y social.

El cambio, en la conciencia social y la participación ciudadana, van motorizando otros cambios de paradigma. Pensemos en el caso de Mendoza, que logró un cambio en su legislación respecto al uso del agua. Los problemas ambientales son colectivos, y los vamos a tener que gestionar de esa manera.

La política va a dar respuestas en el momento en el que la ciudadanía esté consciente de hacia dónde quiere ir. Cuando la comunidad tiene instalada una bandera, la política tiene que acompañar.

Estamos frente una crisis civilizatoria (ambiental, energética y climática), donde las empresas no están contabilizando los costos del uso de los recursos naturales. No computamos el uso del ‘agua virtual’ -que es toda el agua que se usa en la minería y se va a usar en las granjas-, no se paga por eso ni por el daño ambiental. Las empresas van a parecer rentables, pero no lo son.

Qué mejor momento que aprovechar éste de crisis tremendo con la pandemia, para que la salida sea de la mano de la protección ambiental. Tenemos que entender que vivimos todos en éste planeta, y no tenemos otro”.

 

 

 

PIRATAS DE ALTA GAMA

“Hablando de la generación de divisas, Argentina pierde millones y millones de dólares con la pesca ilegal y no está pudiendo controlar la situación. Los barcos apagan su señal cuando transitan determinados lugares, como el puerto de Uruguay. Es una depredación lo que se está haciendo.

Hay especialistas en Derecho del Mar, y han avanzado en la creación de áreas naturales marinas protegidas.

Los satélites que ha lanzado Argentina nos van a permitir tener información y observar qué es lo que está pasando con nuestros recursos. Se necesita avanzar más en términos del legislación, y en un monitoreo y control mucho más estrictos de los sitios que están protegidos”, aseveró Eugenia.

 

 

 

DOBLE MORAL Y ECOLOGÍA SELECTIVA DE CIERTAS FUNDACIONES ECOLOGISTAS. CUANDO EL IDEAL SE VE PERVERTIDO POR EL FINANCIAMIENTO

“Hay organizaciones que tienen como política visibilizar ciertos temas, los ponen en agenda.

Cuando uno piensa en una ONG, lo primero que hay que hacer es ver es quiénes los financian, quiénes aportan.

Si la gran mayoría de empresas son de una determinado país, POR SUPUESTO QUE ESA ONG NO VA A IR CONTRA LOS INTERESES DE ESE PAÍS. Están mirando conflictos ambientales en otros lugares, pero nunca en el propio, y sí que los tiene. Siempre van a buscar un determinado tipo de conflicto ambiental, y no van a ir a buscarlo al país de donde vienen sus ingresos y sus fondos. Nunca van a atacar a las políticas de esos estados. Es importante saber quién financia a las fundaciones”, sentenció.

 

 

La solución para contrarrestar el efecto devastador ES COLECTIVA:

“La justicia ambiental está constituida por luchas que van construyendo nuestro sistema político-jurídico-institucional. Estamos conectados, somos interdependientes con nuestro medio ambiente y con la biodiversidad”.

“La idea de democracia ambiental, es que la ciudadanía ayude a controlar, y a tomar decisiones. Hace falta una ley de educación ambiental y entender que eso es una inversión”.

“Hay que entender que los problemas ambientales son sociales, no alcanza con la ciencia y la tecnología; es importante, pero no nos resuelve nada si no nos involucramos como sociedad”.

 

 

IN REMODELACIONES Y REPARACIONES

2 Comentarios

  1. Hay que visibilizar mas estas voces para detener el efecto devastador del capitalismo salvaje en el planeta.

Dejar respuesta

Ingrese su comentario por favor!
Please enter your name here